Seleccionar página

Los avances en los campos de robótica, nanotecnología, inteligencia artificial, biotecnología, computación cuántica, Big Data, impresión 3D y vehículos autónomos, han marcado una pauta importante en la revolución industrial.

Gracias a estos avances, los sistemas existentes en una fábrica ya son capaces de detectar de forma automática fallos en producción, ineficiencias o errores en procesos, e incluso realizar predicciones gracias al inmenso mundo de información almacenada en diversas fuentes, como: “la nube”, marcando tendencia y abriendo pasó a las fábricas inteligentes.

Una fábrica inteligente, es aquella que hace uso de la tecnología para optimizar la producción  a través de la interconexión que posibilita el internet y otros sistemas ciberfísicos; está nueva modalidad de fábricas puede integrarse con el resto de la cadena de suministro para alterar y mejorar el proceso en tiempo real; su mayor activo es su integración con la Inteligencia artificial, ya que no sólo posibilita facultades para tomar decisiones, sino que además realiza  autocorrecciones y mejoras constantes.

¿Qué beneficios obtendré con una fábrica inteligente?

Eficiencia: Al tener acceso continuo a un flujo de datos en constante cambio, de éste modo siempre  se podrá analizar y autocorregir el proceso de producción, para obtener mejores resultados.

Calidad: Gracias a la oportuna detección y resolución de problemas, no existirán  interrupciones y la producción no se verá afectada, dando como resultado una calidad superior a la de cualquier producto fabricado por medios no automatizados.

Producción sostenible: Dentro de las fábricas y espacios de manufactura tradicional, se han producido errores debido a factores laborales, ambientales o accidentales. Los procesos de adaptabilidad y autocorrección que implementan las fábricas inteligentes eliminan  de la producción errores humanos, por lo tanto, la automatización puede dar lugar a una mayor seguridad que garantizará la sostenibilidad de la producción.

¿Qué impacto brinda una fábrica inteligente?

Alteración en la fuerza Laboral: Los procesos de una industria no pueden experimentar cambios sin afectar a los trabajadores de alguna manera. En términos generales, los trabajadores dejarán de realizar trabajo físico por dedicarse al soporte tecnológico, por lo que necesitarán una serie de habilidades más técnicas.

Adaptación de cadena de suministro: Dado que los procesos de autocorrección y automatización de una fábrica inteligente funcionan todo el tiempo, el resto de la cadena de suministro necesita mantener a su vez, el mismo nivel de flexibilidad.

Cuestiones de seguridad: En esta era digital, la información se ha vuelto más accesible que nunca, pero a costa de la seguridad. Las fábricas inteligentes no están exentas de este problema, pero han inspirado a muchas empresas a priorizar la búsqueda de una solución.

Con esta disponibilidad de tecnologías, las empresas podrán convertir los desafíos en oportunidades mediante inversiones planificadas y estratégicas dentro de este modelo industrial.